Hoy te presentamos algo más que una historia real acerca del amor entre dos hermanos.

Lo que hoy te ofrecemos es un vídeo con imágenes que trascienden la pantalla.

Un ejemplo de vida.

Conner y Cayden Long, como hermanos comunes y corrientes, querían jugar juntos a todo por las calles de White House (Tennessee).

Sin embargo, poco o poco, Conner fue comprendiendo que su hermano con parálisis cerebral, una enfermedad que genera rigidez de movimientos e impide caminar o hablara a quien la sufre, no podía acompañarlo en todas sus correrías.

Hasta que un día se le ocurrió una idea genial, y puso todo su empeño en llevarlas a cabo.

Lo cierto es que como adultos, nos pasamos el día enseñando constantemente a nuestros hijos cómo hacer las cosas, explicándoles cómo funcionan y contestando sus preguntas.

Pero ellos tienen tanto o más que enseñarnos a nosotros.

Están libres de prejuicios, miran el mundo con sus ojos nuevos, descubriendo un planeta que se presenta misterioso, grande y lleno de posibilidades infinitas.

En esta oportunidad, estos dos hermanos nos han regalado una extraordinaria lección de vida de manera completamente natural y espontánea, que es como suele manifestarse el verdadero amor.

¿No te parece?

En el vídeo que dejamos a tu disposición, podrás descubrir cómo resultó la maravillosa idea de Conner de integrar a su hermano Cayden en sus actividades deportivas.

videoPlayerId=998c148df

Ad will display in 10 seconds

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds