No importa en qué parte del mundo estés, si miras de cerca, siempre podrás ver ejemplos de la humanidad en su más bella expresión.

Stephanie St. James y su esposo se estaban relajando en su apartamento en Cuenca, Ecuador en una mañana de enero cuando notaron un poco de extraño tráfico peatonal en la calle de abajo.

La pareja estadounidense se había mudado recientemente a Sudamérica para experimentar una nueva cultura y ganar aprecio por vivir en un país extranjero, pero algunas de las cosas que ven cada día tienden a romper sus corazones. Ecuador es un país del tercer mundo, con altos niveles de pobreza y criminalidad… pero aún bajo las circunstancias más sombrías, el indomable espíritu humano tiene el poder de elevarse por encima de todo.

Fuente: Facebook.

Mientras veían por la ventana esa mañana, observaron algo increíble.

Un anciano al otro lado de la calle estaba en su puerta. Stephanie no estaba segura de lo que estaba pasando al principio, hasta que sacó una bolsa y empezó a repartir bolsas de comida a la gente que caminaba por la calle congestionada de la ciudad.

Fuente: Facebook.

Algunos de los que tomaban la comida abrazaban al hombre, otros le hablaban en voz baja; todos aceptaban las bolsas de comida con humildad. Mientras Stephanie miraba, se formó una fila frente a su puerta.

Cuando parecía que se le había acabado la comida, Stephanie estaba tan conmovida que se podía oír la emoción en su voz.

Fuente: Facebook.

Pero el hombre aún no había terminado de ayudar a sus vecinos. Entraba y regresaba con una bolsa aún más grande y comenzaba a entregar los paquetes a cualquiera que se le acercara. Decenas de personas aparecieron de la nada para aceptar la bendición de su generosa ofrenda.

Stephanie sabía que tenía que compartir este increíble acto de bondad y generosidad voluntaria con el mundo, así que publicó el video en Facebook junto con algunos comentarios perspicaces sobre cómo se veía la verdadera gratitud.

“Así que muchos de nosotros pasamos nuestros días quejándonos de lo que no tenemos y de que el mundo está arruinado porque nos alimentan de tanta negatividad a través de los medios de comunicación y medios sociales durante todo el día. Lo sintonizamos y perdemos esperanzas”.

Es tan alentador ver a alguien que toma el asunto por su propia cuenta de esta manera. Este hombre reconoce claramente que sus vecinos tienen hambre, y tiene la capacidad de ayudarlos, así que lo hace. Es así de simple, ¿no?

Mira el inspirador video a continuación y asegúrate de compartir este importante mensaje con todos tus conocidos.

Share
Categorías: Uncategorized

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds