Los residentes del centro turístico Cascadas de Agua Azul y operadores turísticos se sorprendieron este viernes al ver la reducción drástica de la corriente del río que da forma a esas bellezas naturales.

Por ello, las autoridades estatales y federales iniciaron un recorrido aéreo y terrestre para averiguar sobre las causas que originaron este fenómeno, aparentemente natural.

Desde muy temprano, los indígenas choles que habitan en ese centro turístico, -ubicado en el municipio de Tumbalá- observaron que el río bajó su caudal, y verificaron que las cascadas fueron perdiendo su fuerza , mientras las ciénagas bajaron su nivel.

Esto provocó preocupación entre los lugareños y operadores turísticos que a diario llevan a ese punto turistas nacionales y extranjeros, en su ruta rumbo a la Zona Arqueológica de Palenque y la región de la Selva Lacandona.

Foto: Protección Civil
Foto: Protección Civil

Luego comenzaron a circular fotos y videos de ese fenómeno, por lo que las autoridades estatales de la Secretaría de Protección Civil y las federales de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) se movilizaron a la zona y, junto a los pobladores, iniciaron el recorrido río arriba para investigar la situación.

Este organismo se encuentra analizando los motivos del cambio para efectuar las acciones necesarias de reencauzamiento. En las últimas horas efectuaron un sobrevuelo sobre la zona del atractivo turístico.

Del mismo modo solicitaron a la población mantenerse alerta y ante cualquier anormalidad que se presente en ríos y arroyos informar a las autoridades.

De forma extraoficial los rumores son que, río arriba, comunidades indígenas ligadas al movimiento zapatista habían desviado el cauce del río, sin embargo, esto no ha sido confirmado aún.

Otra versión es que se formó un río subterráneo por donde el agua podría estarse filtrando, derivado del suelo cavernoso que existe en la zona.

Por el momento, ninguna de estas dos hipótesis ha sido confirmada, dijo García Moreno, pero que tan pronto como se tengan los datos, se darán a conocer públicamente.

El río que forma esas bellezas naturales tiene dos afluentes: el río Sacún, que nace en la comunidad Alan Sacún, y el río Pashilá, y ambas se forman en cuencas provenientes de Chilón y Ocosingo, respectivamente.

Desde hace unos 10 años, indígenas zapatistas y no zapatistas se disputan el control de ese centro turístico natural, por lo que se han registrado enfrentamientos entre dos grupos que cobran el acceso en dos casillas diferentes.

Share
Categorías:Noticias

Video