Conoció a la mujer con la que se iba a casar y odiaba a los perros, pero desafortunadamente su amada tenía una llamada Dagmar.

Sin embargo, lo que él no esperaba, era lo profundo que entraría en su corazón. Él compartió estas fotos de Dagmar y escribió:

“Odiaba a los perros durante mucho tiempo. Fui atacado cuando tenía 9 años y me volví en alguien asustadizo con algo que tuviera cuatro patas y que ladrara. Cuando fui adulto establecí un ambiente de “no te metes conmigo, yo no me meto contigo”. Entonces conocí a mi esposa. Ella tenía una perra. La mezcla de Pastor Alemán y Elkhound llamada Dagmar. Ella vino con la relación. Fue algo muy desagradable. Pero esta perra funcionó conmigo.

Facebook

“Ella (la perra) era inteligente, leal, muy callada y creo que posiblemente la mayor amante de la sopa Won Ton que haya existido. A través de su frialdad, ella me hizo pasar de no gustarme a amarla.

“Cuando mis hijos nacieron, se acurrucaba alrededor de sus cunas. Se subía a los muebles para ponerse entre cualquier persona que no conocía y los bebés. Nunca se ponía rabiosa, excepto una vez que acorraló a un hombre en la esquina de nuestra cocina y no lo dejó ir (resultó que había tomado un poco de dinero en efectivo de la cartera de mi esposa). Es una historia aparte. La cosa es que ella es genial”.

Dagmar era protectora de los niños

“Hace dos años, se tambaleó y se derrumbó. Sus ojos estaban girando. No sabía qué hacer. Pensé que iba a morir allí y me encontré llorando por un perro. Fue entonces cuando me di cuenta de lo lejos que había llegado. De odiarlos completamente a amarlos.

“Resultó que no se estaba muriendo… Tenía una condición que le afectaba su equilibrio, pero todavía estaba feliz de estar con la familia. Y así siguió otro tiempo con nosotros. Un manojo de amor. Se estaba debilitando. Comía cada vez menos, podía levantarse cada vez menos. Nuestras corridas se convirtieron en caminatas, después en paseos, luego solo poner un pie delante del otro sólo para estar en compañía”.

Dagmar con su dueña.

Y siguió teniendo ataques. El veterinario nos aseguró que era sólo parte de la enfermedad que tenía, y mientras la mantuviéramos a salvo, ella lo pasaría bien con nosotros. Eso fue hasta hace 6 meses. Empezó a empeorar. Empezó a tener dificultades para reconocernos. Básicamente se convirtió en un paciente de Alzheimer. Seguía siendo amable, pero los niños y yo fuimos recibidos como extraños. Sólo reconocía a mi esposa. Y me encontré a mí mismo como la cuidadora principal de este envejecido animal. Haciendo cosas que nunca pensé que haría por el amor de un animal que tenía más humanidad que algunos humanos.

Facebook

Y luego, desafortunadamente, el final. Había tenido dos días que fueron horribles. Por suerte justo después, ella tuvo dos días que fueron buenos, los cuales puso a mi esposa y a mí en dudas sobre si estábamos haciendo lo correcto para no sólo dejarla morir. Pero tomamos nuestra decisión”.

Facebook

“La tuvimos que poner a dormir (sacrificar). Todo el mundo había pensado que mi esposa sería la más afectada, pero fui yo quien se desmoronó. Yo la sostuve mientras partía y pensaba en imágenes de senderismo con ella en los bosques de Muir. Incluso en la muerte ella era mi maestra. “La pena era tanta, que quería gritar para dejar que todos supieran que había partido”.

“Tenía 15 años. Era una amante de la sandía y comió sopa por miles de litros, una buscadora de ardillas de tierra y pedía mucho pollo. La extraño mucho.

¡Comparte este amoroso tributo con tus amigos y familiares!

Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds