Una mujer en Wisconsin tiene una increíble historia para contar. La hermana que por tantos años estuvo buscando, por azares del destino estaba viviendo en la casa de al lado. 

Hillary Harris, de 31 años de edad, sabía desde pequeña que era adoptada pero también sabía que tenía una media hermana mayor.

Desde hacía 7 años había comenzado la búsqueda de su hermana perdida. Lo único que sabía era que se llamaba Dawn Johnson, ese nombre, lo había sacado de sus papeles de adopción. 

Hillary trató de rastrearla en Greenwood, Wisconsin, de donde eran originarias, pero no tuvo suerte. También ingresó una muestra de ADN en un sitio web para tratar de hacer una búsqueda de sus familiares de sangre, pero no obtuvo ningún resultado.

Mientras que sus esperanzas se desvanecían, Hillary continuó con su vida junto a su esposo y su hija. Un día una familia nueva se mudó a la casa del lado. Ella les dio la bienvenida y quedaron con sus nombres de pila. Casualmente la vecina se llamaba Dawn, como su hermana mayor. 

“Mi esposo y yo bromeamos por unas semanas diciendo que ella era mi hermana, pero todo quedó en eso porque no sabíamos cuál era su apellido”, contó Hillary a SWNS.

Todo cambió cuando un día Dawn le pidió a Hillary que aceptara un paquete en su ausencia y cuando el paquete llegó se dio cuenta que su apellido era Johnson.

“Empecé a temblar. Fue un momento muy intenso. Recuerdo que era muy de tarde cuando finalmente me armé de valor para enviarle un mensaje de texto y preguntarle quién era su padre”, contó Hillary.

Al recibir el mensaje de Hillary, Dawn lo comprendió todo. La mujer de 50 años de edad creció con un padrastro y conoció a su verdadero papá cuando tenía 18 años. Jamás se le ocurrió que él pudo haber tenido otros hijos, una duda que surgió en ella cuando su hermana finalmente la había encontrado.

Esa noche, el teléfono no descansó ni un solo instante, las hermanas estuvieron poniéndose al tanto de sus vidas y llorando de la emoción de haberse encontrado de una forma tan especial. “De los cientos de millones de casas, compramos una que queda al lado de la de mi hermana”, dijo Johnson.

Para Hillary, esta era la pieza que faltaba en su vida para ser completamente feliz. “Ella llena tantos vacíos de mi vida. No solo es una hermana mayor, también es como una madre para mí”, dijo contenta por tenerla aún más cerca.

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Brillante rutina de patinaje con música latina hace vibrar a Corea del Sur