Un agujero negro es una región finita del espacio en cuyo interior existe una concentración de masa lo suficientemente elevada como para generar un campo gravitatorio tal que ninguna partícula material, ni siquiera la luz, puede escapar de ella.

Recientemente, un equipo de astrónomos de la NASA, captó una imagen verdaderamente inquietante con  el telescopio espacial Hubble:

Un agujero negro supermasivo, ubicado a 8 mil millones de años luz de la Tierra, en una galaxia denominada 3C 186,  que se desplaza a través del espacio a 7,5 millones de kilómetros por hora.

Una increíble velocidad que le permitiría llegar en menos de 3 minutos de la Tierra a la Luna.

El gigantesco agujero negro se dirige hacia la Vía Láctea, pero eso todavía no es la mayor preocupación de los científicos.

Saben que faltan miles de millones de años para que tenga posibilidad de llegar hasta nosotros.

Lo que les quita el sueño es cómo se produce el fenómeno de desplazamiento, teniendo en cuenta que el agujero negro en estudio pesa mil millones de veces lo que el sol.

Marco Chiaberge, líder de la investigación, y su equipo especulan  que el extraño comportamiento del agujero negro en la galaxia 3C 186 posiblemente sea resultado de las ondas gravitatorias de otro par de agujeros negros que chocan entre sí.

Curiosamente, hace más de un siglo,  Einstein predijo un fenómeno semejante que involucraba ondas gravitacionales, las cuales definió como ondulaciones en el tiempo-espacio causadas por los potenciales eventos más catastróficos del universo.

El agujero negro que se dirige a  nuestra galaxia, tiene un colosal potencial destructivo, tanto que está devorando todo a su paso.

Pero, ¿ya te comentamos que aún faltan miles de millones de años para que llegue hasta nosotros?

En estos casos, las repeticiones no están de más.

¿No te parece?

videoPlayerId=c863d622d

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más