Esta mujer ha estado trabajando como camarera en Seagrape Cafe en Fairfield, Connecticut durante tres años, pero lo que encontró en una noche en particular fue totalmente imprevisto.

Cuando tres hombres, que se cree tenían unos 40 años, ingresaron al bar Reef Road, cerca de Fairfield Beach, un fin de semana, la cantinera Ashley Latella no notó nada inusual.

En medio de un ambiente divertido lleno de música, los hombres se sentaron y se relajaron con bebidas.

< class="instagram- media" src="https://www.instagram.com/p/QsR109GGQr/embed/captioned/?cr=1&v=7" width="600" height="550" frameborder="0" scrolling="no" data-mce-fragment="1">

Eran como cualquier otro cliente.

En declaraciones a NBC Connecticut, Ashley dijo: “Eran muchachos normales, muy, muy amables. Nos pidieron cosas individuales por aquí y por allá”.

©YouTube Screenshot | WTNH News8.

Pero cuando llegó el momento de pagar la factura, hicieron una solicitud extraña. Uno de los hombres se acercó a Ashley y le preguntó si había un lugar donde pagar la cuenta en privado.

“Fue una petición extraña y estaba un poco preocupado”, dijo Ashley a Fairfield Citizen.

Desconcertada sobre su intención, Ashley lo dirigió a la cocina e informó al gerente Carlos Carmo Jr.

©YouTube Screenshot | WTNH News8.

En la cocina, el hombre firmó el recibo y se lo dio a Carlos y Ashley, diciendo: “Feliz Navidad, mira el recibo”.

Carlos y Ashley miraron el recibo y creyeron que vieron US$ 500 escritos en él.

©YouTube Screenshot | WTNH News8.

“Pensé que ponía US$500”, dijo Carlos.

También Ashley. “Al principio pensé que eran 500 dólares, pero el caballero me dijo que mirara más de cerca”, recordó.

©YouTube | WTNH News8.

Cuando Carlos y Ashley miraron el recibo de cerca, se sorprendieron.

El hombre escribió “5000 dólares” y “propinas para Jesús” en un recibo de 112 dólares.

“¡5.000 dólares mi cara se puso blanca!”, dijo Carlos.

©YouTube | WTNH News8.

Ashley estalló en lágrimas.

“Lloré. Era realmente, realmente… obviamente lágrimas de alegría. Lloré porque estoy muy agradecida de que alguien hiciera algo tan amable”, dijo Ashley. “Fue un gesto tan bonito”, añadió.

©YouTube | WTNH News8.

Esta generosa propina fue repartida a partes iguales entre Ashley y los otros tres camareros que trabajaban esa noche. Por otra parte, Ashley y Carlos optaron por pagar la bondad hacia el futuro.

“Al día siguiente necesitaba llegar a la tienda de juguetes y realmente cumplir con lo que realmente quería hacer en mi corazón”, dijo Ashley.

©YouTube | WTNH News8.

Utilizaron parte del dinero para comprar juguetes para niños desfavorecidos para la caridad Al’s Angels Children’s Charity de Westport para la próxima Navidad.

“Esta era nuestra manera de compartir nuestra buena fortuna con la comunidad”, dijo Ashley.

©YouTube | WTNH News8.

©YouTube | WTNH News8.

Más tarde el hombre anónimo compartió la foto del recibo en la cuenta de Instagram “Propinas para Jesús”.

“Difícil de vencer el servicio en el Seagrape…”, dice el post.

< class="instagrammedia" src="https://www.instagram.com/p/h8uhQXE5w5/embed/captioned/?cr=1&v=7" width="600" height="550" frameborder="0" scrolling="no" data-mce-fragment="1">

Mira el video:

videoPlayerId=c39dd3ead

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds