PORDOBA.- Las últimas horas fueron de alegría en alegría para Eduardo Etchepare. En una jornada de fiesta, ayer se recibió de abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). Lo excepcional es que tiene 82 años y, en 1993, quedó ciego por un tumor cerebral. Hoy fue reconocido como “ciudadano ilustre” en Mendiolaza, donde vive.

Martillero público, ex docente, llegó hace una década desde Buenos Aires a las Sierras Chicas cordobesas (a una media hora de la capital provincial). Trabajó siempre como martillero público y, a los 77, decidió estudiar Abogacía.

“Nunca dejé los libros, los problemas no impidieron que pudiera seguir”, dice. Los “problemas” son su hipoacusia, su asma, su hipertensión y un bypass. Mientras trabajaba intentó estudiar Medicina, hizo tres años pero dejó, porque debía reforzar sus ingresos para que sus hijos se recibieran.

Ayer sus seis hijos y sus diez nietos le festejaron el final de su carrera, cuando aprobó el último examen con 8. “Un escándalo hicieron -se ríe-, con huevos, con harina, con todo”.

“No importa la edad, soy un pibe, qué importan las discapacidades”, repite. Estudió con apuntes y libros grabados para superar su ceguera. En la peatonal cordobesa fueron muchos los que se pararon a felicitarlo por su logro. “No termino acá. Voy a hacer el doctorado”, apunta decidido.

Cuenta que se formó en la escuela pública, enseñó en el sistema público y “ahora me recibí en la universidad pública”. Asegura que la fórmula es “seguir siempre”. “Empecé en el 2012 y ahora terminé. Estoy contento”, dice.

Franco Mirolo, un joven que también terminó ayer la carrera, puso en su Facebook la historia, que se viralizó. “Empezó la Facultad de Derecho a los 77 años, aprobó hoy su último examen con 82 y se recibió de abogado. Si hay alguien que merece ser noticia y reconocido es Eduardo Etchepare”.

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

Este jovem canta uma música famosa com sua voz extraordinária. Você tem que ouvi-lo!