La pequeña Cayleigh Hinton estaba en una situación difícil. Su padre, el sargento Terrence Hinton, murió en un accidente de entrenamiento militar en Hawái el año pasado, justo después de que celebró su quinto cumpleaños. Su madre, Jillian, no quería que su hija se perdiera su primer baile de padre e hija, así que llamó a la Guardia Nacional el mes pasado.

El sargento primero Joseph Bierbrodt, de la 933ª Compañía de Policía Militar de la Guardia Nacional del Ejército de Illinois, contestó la llamada y se aseguró de que fuera una noche que esta adorable niña siempre recordaría.

¡Él ni siquiera conocía a la familia!

Fuente: Twitter.

Cuando le preguntaron por qué respondió al pedido, dijo que si la situación se invirtiera, querría que alguien hiciera exactamente lo mismo con sus propias hijas.

Así que llegó con un ramo de flores, un pequeño oso de peluche y un perro de peluche de 1.82 metros de alto que había ganado para sus propias hijas en un parque temático años antes.

Fuente: Twitter.

“Considero un gran honor poder hacer esto. Nunca olvidamos a los que se fueron o dejaron a sus familias solas”.

Él y Cayleigh llegaron en una limusina, la cual fue escoltada por la Guardia Patriota y miembros de la policía local y los departamentos de bomberos. Ella pasó la mayor parte de la noche bailando con el sargento Bierbrodt, a menudo de pie sobre sus zapatos brillantes, pero también dejo algunos bailes para sus otras acompañantes.

Fuente: Twitter.

Realmente fue una noche para recordar, y aunque su propio padre no pudo estar allí para bailar con ella, ella sabe que él “definitivamente está aquí en espíritu”, dijo su madre.

Fuente: Twitter.

“Escuché a Cayleigh hablar con él cuando se estaba preparando y no tengo dudas de que lo tiene con ella esta noche”, agregó.

Fuente: Twitter.

Mira el video a continuación para escuchar más sobre esta conmovedora historia, y compártela. 

videoPlayerId=881dd9ee9

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds