Las revelaciones de sexo son como una lotería que siempre ganas. Ya sea rosa o azul, hay un bebé entrando en tu casa y siempre es una razón para celebrar. Bueno, algo me dice que este chico estaba predispuesto hacia uno de esos dos resultados.

Papá le dio el honor de ser el que haría la revelación final haciendo estallar el globo. Cuando ocurrió, el niño tardó un segundo en entender las implicaciones de lo que acababa de aprender, pero su reacción cuando lo hizo no tiene precio. Un par de pasos atrás y dos palabras… que resumían perfectamente cómo se sentía al respecto.

videoPlayerId=a89aba295

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Entretenimiento

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más