Jalandhar Nayak es un indio de 45 años que vive en un remoto pueblo del este de India, en el estado de Orissa. Su pueblo está a unas seis millas de la escuela donde estudian y viven sus hijos, que tienen que hacer un camino de alrededor tres horas y atravesar cinco colinas para poder ir a su casa.

Por ello, Jalandhar Nayak ha construido un tramo de carretera sirviéndose de un hacha y una palanca para que sus hijos puedan ir a visitarlo con más frecuencia.

Durante los dos últimos años, Nayak se iba cada mañana con sus herramientas y pasaba hasta ocho horas del día cortando rocas y quitando cantos rodados.

Los funcionarios locales han querido reconocer su trabajo y le han ofrecido completar la parte de carretera restante, lo que le hizo “extremadamente feliz”, según recoge la BBC. Además el Gobierno le pagará por el trabajo que ha hecho en la carretera, que es de calidad suficiente para que otros conductores la usen.

Nayak aseguró a los medios de comunicación locales que espera que sus hijos puedan volver a casa con más frecuencia los fines de semana o los días festivos una vez que el camino esté terminado.

“A mis hijos les resulta difícil caminar por el camino angosto y pedregoso para ir a la escuela”, explica Nayak, que cuenta que muchas veces ha visto cómo sus hijos han tropezado con las piedras, lo que le llevó a hacer el camino para que pudieran caminar libremente.

Nayak ha aprovechado el foco mediático para pedir además al Gobierno que le proporcione a su aldea electricidad y agua potable.

Share
Categorías:Mundo

Video