Cuando el Jardín de Gatos abrió sus puertas en Taiwán hace casi 20 años, el concepto de combinar el café y el descanso con los gatos mimosos era novedoso.

Pero la idea se ha extendido por todo el mundo en los años posteriores, con cafés para gatos que ahora se abren en todo el mundo, desde Japón e India hasta Francia, Italia y Estados Unidos.

Muchos de estos establecimientos también sirven como casamenteros, con sus clientes adoptando eventualmente uno o más de los felinos peludos.

Fuente: Facebook.

El Brooklyn Cat Cafe, que abrió sus puertas el año pasado, es operado por voluntarios de la organización sin fines de lucro Brooklyn Bridge Animal Welfare Coalition. En cualquier momento dado, numerosos felinos están disponibles para la adopción. Pero lo que distingue a este lugar es que no sólo hay gatos viviendo allí…

Fuente: Facebook.

Mientras están allí, los gatitos desarrollan relaciones amistosas con las ratas, lo crean o no.

El programa de ratas-gatos se lanzó hace un par de años cuando la organización comenzó a cuidar a un gatito de un mes llamado Ebony.

Fuente: YouTube.

Ebony fue diagnosticada con leucemia felina y tuvo que permanecer aislada, pero aun así, deseaba desesperadamente atención y compañía. Así que entró Ivory, una gran rata blanca.

“Él y Ebony se hicieron grandes amigos y se abrazaban y jugueteaban en su caja”, dijo Anne Levin, gerente del establecimiento de Nueva York.

Fuente: YouTube.

Ivory y Ebony han fallecido, pero su legado continúa con sus sucesores, Emile y Remy. Ambas crecieron con gatos y por lo tanto no estaban perturbadas cuando fueron traídas al café para cuidar de otros gatitos huérfanos.

Fuente: YouTube.

Las ratas no sólo se acicalan entre ellas, sino también a sus amigas de cuatro patas.

Fuente: YouTube.

Mira el video a continuación para saber más sobre este programa único (¡y completamente adorable!).

¡Comparte para difundir sonrisas!

Share
Categorías: Naturaleza Vida

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds