Kati Pohler fue abandonada en un mercado en la calle a los tres días de haber nacido. Sus padres dejaron una nota que decía que la esperarían 10 o 20 años más tarde en un famoso puente de la ciudad de Hangzhou, en el este de China.

Lida y Feixiang siempre lamentaron haber abandonado a Kati, su segunda hija, empujados por la política de un solo hijo del país asiático.

Pero nunca la olvidaron. Pasó el tiempo y ellos empezaron a ir cada año a esperarla en el llamado Puente Roto. Mientras tanto Kati, que había sido adoptada por una familia estadounidense, no sabía nada.

Hasta que, cuando cumplió 20 años, descubrió aquella nota escrita en chino.

Así fue cómo la joven viajó finalmente a China a conocer a su familia biológica.

Share
Categorías: Vida

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds