Los sabios y eruditos de oriente, ilustres pensadores daoístas, budistas o confucionistas, piensan que todos provenimos de los Cielos y que si somos bondadosos, encontraremos nuestro camino de regreso.

Afirman que las relaciones que establecemos en nuestra vida presente, guardan conexión con las que mantuvimos en nuestras existencias pasadas. 

Es decir, que nuestra vida en sociedad cumple con el principio de la retribución del karma: “La ley universal en la cual los actos buenos son retribuidos con bondad y los malos castigados con sufrimiento”.

Estas mentes sobresalientes también han descrito, cómo el ser humano se encuentra atrapado en un ciclo interminable de reencarnaciones, de modo que si en esta vida le haces daño a alguien, en la próxima, ese alguien vendrá a cobrarse la deuda y te verás obligado a padecer sufrimientos hasta compensarle.

Aseguran que cada vez que una persona fallece, vuelve a reencarnar, y que las condiciones de su existencia serán el reflejo de la suma de sus vidas anteriores. 

Esto significa que si un ser humano se conduce en base a los principios daoístas, budistas o confucionistas, su próxima vida será buena, y gozar de privilegios.

En cambio, si un ser humano actúa mal reiteradamente, puede llegar a acumular demasiado karma. Entonces, al morir, será enviado al infierno donde sufrirá hasta expiar una parte de sus pecados, antes de poder regresar al mundo humano. 

En el momento de su nacimiento, todos sus recuerdos son eliminados, su mente es completamente borrada, no puede reconocer a nadie. 

Sin embargo, hay un escritor asiático llamado Feng Chen, que captó la atención mundial: Dice poder recordar sus vidas anteriores e incluso las experiencias que vivió a su paso por el infierno.

En este vídeo, te contamos su extraordinario viaje a lugares nunca explorados por el hombre.

videoPlayerId=a0cbb7d24

Ad will display in 09 seconds
Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más