Cientos de miles de niños desaparecen cada año en los Estados Unidos, la mayoría de ellos fugados o secuestrados entre miembros de la familia. Solo una pequeña parte de ellos son tomados por extraños, pero eso es exactamente lo que casi le sucedió a una joven estudiante de secundaria en el sur de California la semana pasada.

El incidente ocurrió en Santa Ana, California, cuando Amy Martínez, de 12 años, se dirigía a la Escuela Intermedia Lathrop. Una completa desconocida cruzó corriendo la calle y la estrechó en un abrazo de oso, luego comenzó a arrastrarla lejos a pesar de sus gritos.

“Pensé que nunca volvería a ver a mi madre ni a mi familia”, dijo Amy.

Fuente: abc13.

Caminaban por una calle concurrida, pero ninguno de los conductores se detenía para preguntar si necesitaba ayuda, nadie salvo una que acababa de dejar a su hijo en la escuela.

Fuente: Facebook.

Su instinto maternal se aceleró en el momento en que vio a la pareja, una mujer que parecía ser una indigente, arrastrando consigo a una joven y luchadora niña.

Fuente: Facebook.

“Eres una madre, ves el hijo de otra persona en peligro, automáticamente reaccionas como si fuera tuyo”, dijo la Buena Samaritana, que desea permanecer en el anonimato.

Entonces se detuvo y rápidamente se le ocurrió un plan inteligente. Ella le dijo a la posible secuestradora que la niña era su hija. Ella continuó desempeñando el papel de madre de la niña hasta que la secuestradora dejó ir a Amy. Luego, la buena samaritana llevó a Amy a la escuela, llamó a la policía y reunió a la niña con su familia.

El área donde se llevó a cabo el intento de secuestro es objeto de mucho tráfico, pero “nadie se detuvo hasta que llegó esta dama y a nuestros ojos, ella es nuestro ángel”, dijo la tía de Amy, Cinthia Esparza.

Fuente: Facebook.

La policía arrestó a la secuestradora, Claudia Hernández Díaz, quien ahora enfrenta cargos.

Cuando se le preguntó si tenía algo que decirle a su salvadora, Amy tuvo este mensaje: “Quiero agradecerte por salvar mi vida y tú eres mi héroe”.

Gracias a Dios, esta heroína sin nombre escuchó sus instintos e intervino para evitar una tragedia.

¡Comparte su heroica historia!

Share
Categorías: Historias

Video Destacados

Ad will display in 10 seconds