La ejecución de un penal es siempre un momento de gran tensión en un partido de fútbol, pero este que vas a ver jugado en Tailandia, te va a dejar con la boca abierta.

El jugador patea su penal que va a dar justo en el medio del travesaño superior. Nada que hacer, la pelota está afuera, el portero sale corriendo a festejar, y el que hizo el penal se arrodilla sobre la cancha desconsolado. Sin embargo, ese no es el final.

Sucede que el balón ha golpeado durísimo en el travesaño y el rebote lo trae de nuevo al terreno muy cerca de la portería, y por inercia, el balón va y entra en la portería sin defensa. Todo cambió en un abrir y cerrar de ojos. Ahora el que festeja es el jugador que cobró el penal y ¿el portero…?  Véanlo.

Share
Categorías: Uncategorized

Video