Un equipo de científicos ha descubierto capas de hielo de agua enterradas a escasos metros bajo la superficie del planeta rojo, en lugares de toda la sección central de Marte. El descubrimiento aporta detalles cruciales sobre la historia geológica marciana y podría ser determinante para que los futuros humanos consigan agua en Marte.

«Es una nueva ventana al hielo de Marte», afirma Colin Dundas, geólogo del Servicio Geológico estadounidense y codescubridor de dichas capas de hielo.

Los científicos ya tenían teorías sobre reservas de hielo de agua atrapadas bajo tierra en Marte. En 2002, la misión Odyssey de la NASA exploró el planeta desde la órbita y detectó señales de hielo superficial en latitudes altas. En 2008, la misión Phoenix de la NASA desenterró hielo de agua en su punto de aterrizaje, cerca del polo norte marciano.

videoPlayerId=2fd28d66a

Ad will display in 09 seconds

Y a finales de 2016, el Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) descubrió una capa de hielo enterrada en latitudes medias de Marte que contienen tanta agua como el lago Superior. Pero hasta el estudio de Dundas, publicado en Science, a los científicos les costaba comprender el alcance y la accesibilidad de las capas de hielo subsuperficiales de Marte.

Los ocho lugares que aparecen en el nuevo estudio incluyen orillas empinadas donde la erosión ha dejado expuestas capas de roca y hielo que MRO podía ver desde arriba, como si se cortara un trozo de pastel. Las columnas de hielo aparecieron por primera vez a entre 1 y 2 metros bajo tierra, lo que respalda la noción de que las latitudes medias de Marte experimentaron de forma periódica nevadas intensas hace millones de años, cuando parte estaba inclinado en su eje en un ángulo más pronunciado que el de hoy, según Dundas.

Galería: El agua en Marte

Los barrancos rodean el borde del cráter Hale en Marte. En la Tierra, estas estructuras suelen formarse por la acción del agua líquida.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL-CALTECH

En 2004, el rover de la NASA en Marte, Opportunity, descubrió granos esféricos a a los que apodaron «arándanos». Es probable que estas esferas de hematita se formasen en sedimentos húmedos.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL, CORNELL, USGS

Los conos de deyección son terrenos con inclinación suave formados por sedimentos depositados por el flujo de agua. Algunos de los conos de deyección mejor conservados de Marte están en el cráter Saheki, que vemos en esta foto.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL-CALTECH, UNIVERSIDAD DE ARIZONA

En 2015, los científicos descubrieron vetas oscuras que fluían hacia abajo sobre algunas laderas marcianas. Al principio, se culpó al agua salada líquida, pero estudios más recientes sugieren que las vetas son en realidad cascadas secas de polvo.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL-CALTECH, UNIVERSIDAD DE ARIZONA

En octubre de 2017, los científicos sacaron a la luz pruebas de que hace 3.700 millones de años, la cuenca de Eridania de Marte era un vasto océano con respiraderos hidrotermales que habría ofrecido posibles condiciones favorables para vida primitiva.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL-CALTECH

Los barrancos serpentean por el borde noroeste del cráter Hale. No está claro cómo se formaron los barrancos, pero algunos se parecen a formaciones geológicas de la Tierra excavadas por flujos de agua.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL-CALTECH, UNIVERSIDAD DE ARIZONA

En 2012, el rover Curiosity de la NASA descubrió los restos de una corriente de agua que en su día fluyó con fuerza sobre la superficie marciana. Estas rocas, que contienen gravas de antiguos cauces, fueron las primeras de su tipo descubiertas en Marte.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL-CALTECH

La textura rosada y escamosa es roca marciana alterada por el agua hace mucho tiempo, formando rocas que contienen arcilla. Todavía no está claro cómo interactuaban exactamente la roca y el agua.

FOTOGRAFÍA DE NASA, JPL-CALTECH

«[Son] imágenes muy buenas que captan el hielo subsuperficial que predecía la teoría», afirma la científica planetaria de Caltech Bethany Ehlmann, que no participó en el estudio. «También podríamos ser capaces de tomar muestras de hielo para registrar el cambio climático en el Marte reciente, al igual que hacemos en la Tierra».

El descubrimiento también podría influir en la forma en que los futuros astronautas –que algún día podrían aterrizar en latitudes medias de Marte– saciarán su sed.

Las misiones humanas a Marte probablemente dependerán de la extracción de agua del entorno local, ya sea sacándola de minerales hidratados o extrayéndola de depósitos de hielo. Los humanos beberían el agua o la descompondrían en hidrógeno y oxígeno, que podrían emplearse para hacer aire respirable, y en metano para elaborar combustible para cohetes.

Como aclara un estudio de la NASA de 2016, el hielo podría producir más agua que los minerales, pero si acceder al hielo requiere excavar 9 metros de roca, la extracción de hielo no será eficiente. Sin embargo, ese panorama cambiaría si las capas de hielo se encontraran a escasos metros de la superficie.

«Es alentador que el hielo de agua se encuentre en un lugar tan poco profundo que pueda usarse como recurso para misiones humanas a Marte», afirma Angel Abbud-Madrid, director del Centro de Recursos Espaciales de la Escuela de Minas de Colorado.

videoPlayerId=47b085915

Ad will display in 09 seconds

Share
Categorías: Mundo

Video Destacados

Ad will display in 09 seconds

DESTACADAS Ver más